Noticias

"Carta a mi abuelo"

Viernes, 15 de abril de 2016

 

Querido Abuelo, aunque nos privaron de conocerte, después de muchos años de silencio, te hemos ido conociendo a través del recuerdo de tu hijo, nuestro padre.

Nos contó que  vivisteis  años muy difíciles,  donde imperaba la hambruna,  la represión, la injusticia, donde la libertad no existía  y los derechos humanos no tenían cabida.

Nos contó, que tú eras un gran luchador,  eras valiente,  decidido y que junto con algunos compañeros quisisteis defender el pan de vuestros hijos y cambiar aquello que agravaba vuestra miseria. Como Santos Inocentes (que tan bien reflejó D. Miguel Delibes) de las dehesas de Vecinos, os unisteis para reclamar un poco de dignidad y de justicia ante los «señoritos». 

Fuisteis abanderados de los derechos humanos, de la libertad y de la democracia que un golpe de estado os arrebató.  Os enfrentasteis a ellos con la palabra y con la fuerza que da el tener la razón.

Y eso os costó la vida.

Aquella mañana  de agosto cuando os subieron al camión, tu  tuviste la oportunidad de bajar alguien intercedió por ti,   pero no lo hiciste. Tu coraje, tu valentía  y sobre todo la lealtad  hacia tus compañeros, hizo que juntos siguierais el mismo camino, camino hacia  la muerte.  No os dieron ninguna explicación, ninguna oportunidad, ninguna justicia,  solo la barbarie y la sinrazón del que solo tiene la fuerza de las armas. Vuestro viaje fue corto,  a unos pocos kilómetros  del pueblo, la cobardía del que tiene un fusil, acabó con vosotros cuatro.   

Juntos os fusilaron y juntos fuisteis enterrados, ni la muerte logró separaros.

 Os quitaron del medio por vuestra inteligencia, erais peligrosos por vuestro pensamiento, por vuestra palabra.

Ellos y el sistema no querían lumbreras, no querían que el pueblo despertara de su letargo,  querían gente sumisa, para ellos poder explotarlos y hacer su voluntad.  ¡¡Que injusticia!!

Dejaron  familias destrozadas,  un montón de hijos sin padre, y a unas madres desoladas. Madres que afrontaron la dureza de la vida, la hambruna, la miseria y sacaron a sus hijos adelante.

   Querido abuelo,    nos privaron   de tus abrazos, de tu inteligencia, de tus valores,  de tus enseñanzas.    

El único consuelo que nos queda es, que tu fusilamiento,  y  el  de otros compañeros, tus amigos, al final ha servido, para darle la razón a quien siempre la ha tenido y siempre la tendrá: la libertad, la justicia y la democracia de las que ellos os privaron.

 Esperamos que esto jamás se vuelva a repetir.

Querido abuelo, estamos orgullosos de ti.

 Descansa en Paz.                                                                           Lucia Montes Ramos

Compartir en Twitter | Compartir en Facebook
Lugares


Noticias
4 de AGOSTO de 2017
Noticias
30 de JULIO de 2017
El derecho y las víctimas
30 de JULIO de 2017
El derecho y las víctimas
17 de JUNIO de 2017
Noticias
9 de MAYO de 2017
Noticias
5 de MAYO de 2017
Noticias
4 de FEBRERO de 2017
Noticias
4 de FEBRERO de 2017
Noticias
4 de FEBRERO de 2017

Descargar Adobe Acrobat Reader