Noticias

Homenaje a las muchas mujeres olvidadas en la Historia. Testimonio de Celina Muñoz

Jueves, 7 de marzo de 2019

MUJERES EN TORNO A  JOSE MANUEL DIAZ FERNANDEZ

Salmantino de Aldea del Obispo.

 

         Nuestro paisano, José Díaz, escritor de la Generación del 27 nacido en Aldea del Obispo y apadrinado en el Bautismo por unos compañeros de su padre de Puerto Seguro (Salamanca), con una capacidad de trabajo impresionante, dejó escritos y publicaciones al lado de las primeras plumas del momento, siempre expresándose con la mejor literatura.         

Antes de trasladarse a Madrid en Asturias, mantuvo gran admiración, con 20 años, por DOÑA ROSARIO DE ACUÑA, asistiendo a las tertulias que en torno a una mujer muy inteligente, mantenía en su casa, en un acantilado al lado del mar Cantábrico, en el Cervigón, en Oviedo. En esa casina que ella diseña, escribirá casi toda su obra literaria y como mujer revolucionaria será castigada y exiliada  a Portugal en la sierra de Coa, pero cuando regresa seguirá escribiendo, volverán las tertulias y será apicultora y regará sus rosas. Fue la primera mujer que habló en el Atenéo de Madrid y la segunda mujer, que estrenaría una obra de teatro, también en Madrid, en el Teatro  María  Guerrero. Escribe José Bolado en "El Cuerpo de los Vientos" que le niegan poner el nombre de una calle porque no es asturiana y es que Doña Rosario es universal. En    la Gran  Vía de Madrid en un cine el año pasado, hubo un ciclo de proyección de 20 minutos, de mujeres célebres. Una de ellas fue Doña Rosario de Acuña. Díaz  cuando llega a Gijón en 1920 se incorpora a la plantilla  de «El Noroeste de Gijón», donde comenzará a publicar sus «VERSOS DEL DOMINGO» y comienza sus publicaciones. Allí publicará un artículo dedicado a  Doña Rosario de Acuña: "Una mujer muy mujer».

         DOÑA MARIA LUISA CASTELLANOS, escribirá Díaz  con ella estando aún en Gijón y le contestará en una carta lo que para él es, la Calle Uría. Quien seguimos los Premios Príncipe de Asturias desde que Felipe tenía 14 años, bajo la mirada de sus padres, (hoy Rey Felipe VI), todos los años a través de la televisión, podemos ver llegar a los galardonados y la comitiva, abriéndose paso entre todas la gaitas y gaiteros de toda Asturias que acompañan al acto hasta desembocar en el Teatro Campoamor. Esa es LA CALLE URIA. Publicada en Peña Rota de Puerto Seguro, la aclaración a La Letrada. Queda constancia por fotografías la unión de Díaz con el Teatro Campoamor de Oviedo acompañado de varias mujeres.

         Incorporado Díaz a Africa al cumplir el servicio militar, escribirá a diario como corresponsal al periódico La Nueva España de Gijón y allí quedará perpetuada MAGDALENA ROJA, entre tantas narraciones.

         VICTORIA KENT: Ya en Madrid, en el año 1931 y siendo  con Díaz, Diputados a Cortes, formarán durante unos meses una lucha para que la mujer, no vote, porque piensan que influidas por los confesionarios de las Iglesias, cada sábado, no votaran por la República. Este momento ha sido perfectamente reflejado en un documental de Televisión Española y el consiguiente escándalo en el Congreso de los Diputados. (Nada más lejos del pensamiento ideológico de los dos, pero temen PORQUE POR PRIMERA VEZ, LA MUJER VA A VOTAR.)

         CONCHA MENDEZ, es una de las mujeres que sin que diga su nombre «retrata» José Díaz Fernández en su publicación en los años treinta «La Venus Mecánica». La mujer, podrá ser esposa y madre, pero podrá pintar, publicará sus poesías, irá al dancing a bailar, jugará al tenis o conducirá un coche, o irá a natación, algo impensable en las inmediatas generaciones anteriores. Debió de ser verdadero escándalo público ante un sector tradicional. Será la modelo de la pintora Maruja Mallo y se casará con el Poeta e Impresor Manuel Altolaguirre . Me regaló el EPISTOLARIO DE ALTOLAGUIRRE A GERARDO DIEGO, MARIA LUISA MORALES ZARAGOZA, que junto a MAYA, hija de Concha Méndez y Manuel Altolaguirre, lo editan. Y le cuentan a G. Diego, la ilusión de lo que escriben y pueden imprimir en su única habitación, acusando los problemas económicos del día a día. En los Centenarios de la Generación del 27 tuvo lugar privilegiado, (como lo tuvo Díaz), en La Residencia de Estudiantes, en el Ateneo de Madrid, en el Círculo de Bellas Artes, por destacar en la sensibilidad de sus poemas, integrada plenamente en» el grupo poético del 27 en la Literatura de Vanguardia». En un acto participaron  María Luisa Capella:»Concha Méndez y el exilio Mexicano». El Catedrático entonces Don Emilio Miró: «Aspectos del teatro de Concha Méndez». Pilar Nieva: «Concha Méndez y el teatro infantil en España». Roberta Quance: «Concha Méndez y la mujer Española». Alfonso Sánchez: Concha Méndez y la vanguardia. «Apuntes para un retrato de mujer moderna». James Valender: «Concha Méndez en Buenos Aires» y John C. Wilcox: «Concha Méndez y la escritura femenina».

          Maya, para la familia, PALOMA vino expresamente de México al homenaje de su madre y a donar toda su obra. Me habló de MERCEDES, la hija de Díaz que como ella, habían estado juntas en el Colegio de México, que acogió a todos los hijos de los intelectuales españoles en el exilio.

         MARUJA MALLO, pintora y escultora. El día de la inauguración de  su exposición en Paris y por la mañana fue Pablo Picaso y permaneció durante todo el día con ella que atendía a sus visitantes.  Fue una pionera; usaba, cartabón, regla, escuadra, compas, bigotera y dentro de su composición colocaba sus pinturas. Estuvo viviendo dos años en Chile con Pablo Neruda y de ese momento son, tantas pinturas y dibujos de «caracolas» y «conchas» y de su figura desnuda, al lado del mar, cubierta de algas marinas. En España convivió con Miguel Hernández, que quedó perpetuadas  sus «Nanas de cebolla», cuando su esposa JOSEFINA, mal alimentada, le daba de mamar al niño que moriría con tres años. Pero Maruja Mayo, fue para Miguel Hernández: «El Rayo que no cesa». En el Museo del Prado (antes de su remodelación con los Jerónimos, al lado de un cuadro de Solana, recuerdo ver una de las Romerías de Maruja Mallo; no faltan nunca los churros, las pantorrillas de Concha Méndez y el personaje de grandes gafas de concha que es Díaz Fernández. El la «retrató» en la Venus Mecánica y ella lo pinta con la pajarita en la camisa, su sombrero y las gruesas gafas.

         Se hace increíble que a estas mujeres y escritores, consiguieran que no se los conociese en tanto tiempo, y tuvieron que llegar los CENTENARIOS, para situarlos en su lugar. En el de Maruja Mallo, Pepe Esteban, en un escenario donde se reconocían a Maruja con su chaquetón de piel, «LA VENUS DEL VISON»; a Miguel, en mangas de camisa; a Lorca, con sus pies planos; a Dalí con sus bigotes  muy bien caracterizados. Desde unas escaleras abiertas, se deslizaron piezas de género de colores, formando la bandera republicana. Nos obsequiaron a todos, agotadas las butacas, hasta sentados en el suelo, (yo tardé en disponer de una silla plegable), a café con churros, que lindas camareras vestidas elegantemente, fueron sirviendo a todos los asistentes. Y es que las mujeres de esta Generación Silenciada del 27  no pueden quedar olvidadas.        

 

El 26 de enero de 1939, Díaz, siendo Jefe de Prensa de Barcelona, pasa la frontera francesa con su mujer Mercedes Roig y su hija Merceditas, de 14 años, al exilio en Toulouse (Francia), importante centro Protestante en los siglos XVI y XVII. Queda como último documento, una fotografía en una calle de Toulouse, con el Rabino Sefardí Coriat  y una cinta grabada (datos que debemos a Isabelo Herreros, secretario entonces, de Izquierda Republicana) cuando en noviembre de 1940 en Montauvan en el entierro de Don Manuel Azaña ha visto a Díaz, cuando al iniciarse la comitiva pasa con otros tres republicanos. Ese momento lo recordaré porque Isabelo, me enseñó la grabación. Está cerca de Toulousse donde vivía Díaz, que morirá un año después. Esposa e hija serán acogidas por México como tantos intelectuales españoles.

                              Por si sirve de algo en el día Internacional de la Mujer, que se intenta recuperar a las OLVIDADAS, yo intenté con mis relatos recordar a Maruja Mayo, Doña Rosario de Acuña, Concha Méndez y Victoria Ken. Lo hice recordando a José Díaz Fernández a quien dediqué muchas horas. Todas como Díaz fueron al Exilio. 

                           Madrid 8 de Marzo de 2018

                            Celina


Compartir en Twitter | Compartir en Facebook
Lugares


Noticias
14 de AGOSTO de 2019
El derecho y las víctimas
14 de AGOSTO de 2019
Noticias
14 de ABRIL de 2019
Noticias
8 de ABRIL de 2019
Noticias
15 de MARZO de 2019
El derecho y las víctimas
15 de MARZO de 2019
Noticias
10 de MARZO de 2019
Noticias
7 de MARZO de 2019
Noticias
28 de ENERO de 2019

Descargar Adobe Acrobat Reader