Testimonios

Testigos de la Guerra Civil y de la represi贸n nos cuentan en primera persona sus vivencias. Si puedes aportar alg煤n testimonio, ponte en contacto con la asociaci贸n.

Isidro Sánchez, de Aldehuela de la Bóveda

Salamanca capital
Martes, 4 de mayo de 2010
ISIDRO SANCHEZ

RECUERDOS DE UN PUEBLO QUE NO SUPO CONVIVIR. "EL MIO".

NOMBRE.- ALDEHUELA DE LA BOVEDA.

PROVINCIA.- SALAMANCA

POBLACION.- En torno a unos 500 habitantes, pero con un término municipal muy extenso, ya que, al mismo, pertenecen varias fincas de muchas hectáreas, propiedad de sus respectivos terratenientes, y todas con sus poblados correspondientes. Políticamente hablando, los 500 habitantes del pueblo, en el periodo que recordamos, se agrupaban en torno a dos corrientes muy señaladas en la época, "DERECHAS" e "IZQUIERDAS". En la primera estaban, los propietarios de tierras y haciendas, que disfrutaban de cierta estabilidad económica (los terratenientes y también los agradecidos a éstos, que los había); como también se sumaban los profesionales liberales y autoridades civiles, militares y eclesiástica del pueblo, aunque fueran mínimas.

            En la segunda corriente "IZQUIERDAS" se agrupaban los asalariados con mínimos ingresos, que hacían que la subsistencia familiar fuera más que precaria; también se agrupaban en esta corriente, trabajadores y profesionales autónomos, con cierto poder adquisitivo y preocupaciones sociales, que unían sus fuerzasm ayudas e ideario político a la causa.

PERIODO DE RECUERDO Y ANALISIS. República, años 1931-1936; y Movimiento Nacional, años 1936-1939.

            En la época de la República (al igual que sucedió en toda España), en el pueblo, las clases bajas vivieron con exultante euforia todos sus acontecimientos y soñaron con hacer realidad sus sueños de mejora de vida, euforia que culminó con la ley de la Reforma Agraria, que aunque al final concedió al pueblo, para sus trabajadores, la explotación de la finca de Castro Enríquez, propiedad del duque de Castro, pero explotada en régimen de arrendamiento por Don Ernesto Blanco, persona muy influyente en la provincia, en la Derecha Española, y por consiguiente en el pueblo de Aldehuela.

            Un 28 de marzo [de 1936] fue el día señalado por el Excmo. Sr. Gobernador de la Provincia para la entrega de la finca; por ello el día fue de gran fiesta para la clase trabajadora, con un gran recibimiento al mismo y demás autoridades, se levantó una gran arco de triunfo, en el puente de Castro, antes de llegar a los edificios de la finca, unos 500 metros de distancia, se glosaron los vivas de rigor y se provlamaron y cantaron coplillas de agradecimiento, como ejemplo, "El 28 de marzo no se nos vuelve a olvidar, la dehesa de Castro Enríquez nos la han venido a entregar", o la de "Las gracias podemos dar a nuestro gobernador por la justicia que ha hecho para el bien de la nación. ivas y más fiesta!".

            En el mes de febrero de 1936, se celebraron elecciones legislativas en España, a nivel nacional, ganaron las IZQUIERDAS, pero en el pueblo ganaron las DERECHAS: esta circuntsnacia llevó al mundo obrero a exteriorizar y manifestar su desilusión con el resultado, con coplillas callejeras, referentes a personas determinadas, que a su vez habían tomado parte en el festejo del triunfo de las elecciones en la finca de Castro. Estas coplillas (sin duda) prendieron al parecer cierta llama de odio en los destinatarios, los cuales, al llegar el 18 de Julio, día del Alzamiento Nacional, tomaron partido a favor del mismo y fueron más incondicionales (si cabe) del alzamiento.

            En los festejos del triunfo de las derechas en la finca de Castro, se dio una copiosa comida para todos los de su ideario, y por supuesto que también dio lugar a ciertas coplillas algo hierientes para algunos de los asistentes. Como ejemplo, "En el pueblo de Aldehuela han triunfado las derechas, porque ha mandado, Ernesto, lomo para celebrar la fiesta." "El curita de Aldehuela llora y se desespera, y lo viene a consolar, el Sr. Miguel Maderas". Como alguno de los comensales le fuera indigesta la comida, hubo coplillas para ellos, como "Hay Marciano, Marcianito, verg黣nza te podría dar, estar cerca de la cortina y no poder llegar"; o la de "Ese que llaman Joaquín, es amigo de chupar y de un montón de lomo ha habido de reventar."

            Al llegar el 18 de Julio todo se derrumba, los nuevos agricultores de la Reforma Agraria están en el campo recogiendo la cosecha, cosa que se interrumpe, pues tiene que huir por el monte, para no ser detenidos. No lo son de momento, pero pasados los días la Revolución total desarrollada por el nuevo régimen hace sus estragos en el pueblo: los célebres paseos se llevan por delante a Sr. Bernardino [Delgado Arroyo], Sr. Eladio [Delgado Pérez] (padre e hijo) (comerciante), Sr. Alipio [García Rodríguez] (café bar), Sr. Juan [Hernández Lucas] zapatero, Sr. Serafín [Rodríguez], Sr. Avelino [Cortina], Sr. Manuel (obrero agrícola), Sr. Arístides (cartero). Sin saber donde descansan sus restos. Ingresan en prisión y tienen la suerte de salir de ella, Sr. Pepe el de la vía, Sr. Enrique el molinero, Sr. Francisco el del comercio y Sr. Benigno el lechero. Merecen recuerdo aparte (ya que las causas fueron diferentes) otros hijos del pueblo, muertos en los frentes, al tener que incorporarse a filas con el bando nacional. Fueron José manuel, Abilio, Maximiliano, Antonio, Eduardo, Emeterio, Esteban (Guardia Civil) y Tomás. Como las guerras (y más las civiles) estoy convencido que causan dolor a todo el mundo, los vencedores y sus fieles adictos en el pueblo, fueron sufriendo a partir de las expresadas sangrantes desgracias, una especie de "acuse de conciencia" que les llevó a algunos a delirios vergonzantes en su lecho de muerte, manifestando el arrepentimiento de su comportamiento con los "eliminados" (como se decía); los familiares tenían mucho cuidado con que no fuera de dominio público estos delirios, pero no lo conseguían, y terminaba por llegar a todo el mundo.

            Como nací y residí hasta 1947 en una casilla de Camineros de la Nacional 620, en Aldehuela, y mi padre era capataz de Camineros, de ideario social y políticas de izquierdas, sentí y viví junto a él la tristeza de tener que dar cuenta a la Jefatura de Obras Públicas de Salamanca, de los cadáveres dejados en las cunetas en los célebres paseos, en su demarcación, que era Salamanca - Fuentes de San Esteban.

1°.- 2 cadáveres en la parte derecha (dirección Salamanca), curva de los muertos, subida la cuesta de Castillejo de Huebra (eran de la parte de Ciudad Rodrigo).

  2°.- 7 cadáveres de la parte izquierda misma dirección, término de Barbadillo, 1 km desde la casilla de Camineros (eran del pueblo de Matilla de los Caños).

3°.- 2 cadáveres, término de La Rad, parte derecha de la carretera misma dirección de Salamanca, y alejado de ella unos 70-80 metros, al final de lo que es hoy la urbanización, eran de Sando de Santamaría, uno de ellos era farmacéutico.

            En mi estancia en Aldehuela "Casilla de Camineros" hasta el año 1947, mi medio de transporte fue siempre la bicicleta, que usé con gusto y pasión, solo o con mi padre, y al igual que él, fui muy sensible a los accidentes con muertos en la carretera, y por ello, al pasar por los puntos de las desgracias, siempre recordábamos los mismos, pero con especial sensibilidad los ocasionados por la represión del año 1926. Son imposibles de olvidar.

 

n recuerdo para ellos!

 

            Para los culpables activos o pasivos,

 

n olvido total!

 

            Para terminar, como empecé este resumen de "memorias-recuerdos" diciendo lo de no saber convivir, no puedo por menos de ratificar la misma idea, aun reconociendo que a partir de 1939 el pueblo "convivió", pero más como consecuencia del sufirmiento y dolor en silencio de unos (y los que se desplazaron a otros lugares para evitar los recuerdos diarios), que por el arrepentimiento de los otros, se podrían llamar los sin conciencia, la parte negativa del ser humano.

            Pasaron 40 años de Dictadura, 30 de Democracia, la vida sigue, Aldehuela de la Bóveda también, yo creo que mucho mejor, por lo cual me alegro mucho y a mis 80 años de existencia no puedo puedo menos que gritar,

iva mi pueblo!

Noviembre de 2005.

Salamanca
Luis Calvo Rengel, de Salamanca

Salamanca capital
Domingo, 18 de abril de 2010
Salamanca Actualidad, 5 de enero de 2005

Entrevista a Luis Calvo Rengel

Creció sabiéndose un hijo desafortunado por las circunstancias. De pequeño visitó a su padre encarcelado, uno de los muchos presos de conciencia que poblaban los presidios franquistas, que posteriormente fue fusilado. Militante del PSOE desde los tiempos de la clandestinidad, a sus 73 años, Luis Calvo Rengel trata de restablecer el recuerdo de los miles de fusilados en la Guerra Civil e intenta ayudar a los que no tuvieron tanta suerte como él y no saben dónde enterraron a sus familiares.

Luis Calvo aborda en la entrevista su faceta más humana a partir de sus recuerdos de niño. Ofrece un testimonio de lo que significaron los años de dictadura en Salamanca en el seno de una de las cientos de familias que el régimen tenía en el punto de mira por el pasado político de alguno de sus miembros. Hoy, trabaja desde el PSOE con un solo sentimiento, la justicia, que le impulsó a crear el grupo de trabajo "Memoria y Dignidad" que funciona desde mediados de diciembre.

¿Cómo surge en el PSOE la idea de crear este grupo de trabajo?
Yo he sido el promotor con la autorización lógicamente de la Ejecutiva Provincial. A mi padre lo asesinaron el 4 de octubre de 1937, pero en este tema no nos anima ningún tipo de venganza. Es una iniciativa interna del partido con la que pretendemos que se establezca un principio de justicia, algo que sucede en muchos casos y muchas situaciones a lo largo de la vida como ahora estamos viendo con la masacre de los trenes en Madrid.

¿Qué les impulsó a tomar esta iniciativa?
Sin duda, la deuda histórica que tiene contraída el PSOE. Hay que tener en cuenta que más de un 90 por ciento de los asesinados en Salamanca eran socialistas. Aquí había muy pocos comunistas o de la CNT. Tampoco podemos olvidar que en 1936 había en la provincia 82 casas del pueblo.

¿Qué relación tiene con la Asociación Salamanca Memoria y Justicia?
Nuestra idea es buscar información en toda la provincia para facilitársela a esta asociación que está legalizada hace más de un año e incluso cuenta con una página web con datos de fusilados.

¿Hay interés entre los salmantinos en buscar a sus familiares desaparecidos?
Hay que tener en cuenta que estamos hablando de hechos que ocurrieron hace 68 años, pero es curioso que ahora sí se observa el interés de un sector de la población, que son los nietos de los asesinados. La pena es que han tenido que transcurrir tantísimos años para que hablemos de este tema. Han estado olvidados.

¿Existe aún miedo a hablar de estos asuntos?
Sí, todavía hay mucha gente que tiene miedo a comentarlo. No se atreven a decir nada, esa es la realidad. Son remisos a contar lo que le sucedió a su padre, aunque de éstos ya quedamos pocos, porque principalmente es a sus abuelos.

Al margen de esta asociación y de su grupo de trabajo, ¿cuándo se empieza trabajar en Salamanca en este tema?
Yo me puse a trabajar en ello a medida que me voy enterando de que existe una gran cantidad de personas que ni siquiera han podido recoger los restos de sus familiares. En el año 1978 en Salamanca fuimos pioneros en las exhumaciones nada más que llegó la democracia. Hicimos la primera en La Pinilla, donde estaban doce compañeros de Barbadillo. El hijo de uno de ellos nos dijo el lugar exacto. Los desenterramos y supimos por el calzado si eran hombres o mujeres. Al final había 13 cuerpos, uno pertenecía a una joven maestra de Zaragoza. 


Y actualmente, ¿en qué está trabajando?
Lo último que hemos recibido es el caso de 16 personas que fueron asesinadas sucesivamente, no de golpe, en el monte de Gargabete. Tenemos constancia documental de que están enterrados a la entrada de Pelabravo, en la zona donde estuvo el cementerio, y esperamos desenterrarlos en primavera. Además cuando hagamos la exhumación queremos dedicarle un ho- menaje al alcalde del pueblo en aquella época.


¿Por qué motivo?
Fue una persona que merece la pena recordar. Se llamaba Mateo y supongo que sería de derechas, pero no permitió que asesinaran a ninguno del pueblo. Tuvo un comportamiento ejemplar porque además tampoco dejó que en su municipio quedaran cadáveres tirados por el monte. Los recogían con un carrito y los llevaban al cementerio, donde habilitaron una fosa común y los fueron enterrando.

¿Qué lugares servían en Salamanca para los fusilamientos?
Hay una serie de montes en los cuales se asesinó a mucha gente. Había dos grupos: a unos los detenían y los traían a la cárcel de Salamanca y aquí los juzgaban, mientras que a otros los trasladaban hacia Burgos o Valladolid y los fusilaban por el camino. A estos últimos los metían en grandes camiones y los llevaban al matadero en el monte de La Orbada.


¿Qué datos hay de esta zona?
Ahí, en grandes fosas, se supone que siguen enterrados muchos. En La Orbada mataron por ejemplo a Castro Prieto Carrasco, que era el alcalde de Salamanca y profesor de patología humana en la Facultad de Medicina, y a José Andrés y Manso, que era el secretario provincial del PSOE y diputado salmantino.

¿Qué sectores padecieron más la represión en Salamanca?
Pues además de los socialistas como ya he explicado, fueron muy perseguidas las personas que estaban en la reforma agraria. Hay que tener en cuenta que la provincia era más rural que metropolitana y que en el campo se pasaron épocas de mucha crisis. En 1933 llegó la reforma agraria que llevó la esperanza a los jornaleros humildes y sufrieron las consecuencias después.

¿Existe alguna cifra sobre represaliados?
No sabemos todavía datos reales en Salamanca porque muchos están en el anonimato. Por eso el partido quiere colaborar con la asociación para recabar esa información. Por ejemplo, otro sector represaliado fue el de maestros y también médicos, gente progresista que tenía deseos de libertad e igualdad. Hubo más de 40 maestros asesinados en Salamanca.


¿Cuáles eran los motivos de los fusilamientos?
La causa general que figura en los documentos, aunque en muchos casos la han tachado para que no se supiera, era adhesión a la rebelión o rebelión. Aquí hubo fusilamientos hasta el año 40 ó 41 pero no se quemó ninguna iglesia ni se mató a ningún cura. En el PSOE nunca se ha cuestionado la religión de nadie. A Jesús Málaga nadie lo critica por ser comulgante. También están los casos de Bono o de Peces Barba, que son católicos.

Detrás de cada fusilamiento hay un drama familiar, ¿no?
Efectivamente, cada caso tiene su historia. Hay que partir del hecho de que yo tengo una relación ya de 476 personas, la mayor parte padres de familia. No destruían sólo una vida sino el futuro de la familias, algunas con muchos hijos, familias de Barbadillo... Yo tengo un listado enorme y nos quedan por descubrir.


En su caso particular, ¿de qué acusaron a su padre?
Yo creía que mi padre había puesto bombas o había matado a alguien, pero cuando me informé en el juzgado militar hace más de 20 años me llevé una sorpresa porque suponía que habría creado algún desaguisado. Lo suyo fue adhesión a la rebelión y no hace falta ser muy inteligente para saber quiénes fueron los rebeldes. Él nunca empuñó un arma ni llegaría a defenderse siquiera.

¿Cómo fue el proceso hasta su muerte?
Lo detuvieron el 21 de julio de 1936 y estuvo en la cárcel 14 meses. Lo juzgaron ante un tribunal de guerra el 24 de junio de 1937 y lo condenaron a pena de muerte. Estuvo esperando que lo fusilaran hasta el 4 de octubre. Cualquiera que tenga un poco de sentido común puede ver la situación, esperando a que llegaran las once de la noche que los pasaban a capilla y cuando amanecía los llevaban al cementerio para matarlos vilmente junto a las tapias.

¿Pudieron enterrar el cadáver?
Mis tíos habían reclamado el cadáver porque hubo mucho tiempo hasta que lo asesinaron. Cuando llegó el fusilamiento, uno de mis tíos fue con unos amigos al cementerio y un coche para recogerlo y enterrarlo en la tumba familiar.

¿Qué contactos tenía su padre con el mundo político?
Mi padre era secretario de la federación de conductores de Salamanca, era sindicalista de UGT y militante del PSOE. Un militante quizá significado porque acompañaba al secretario provincial del PSOE, Manso, con el coche a dar mítines por la provincia. Luchaban por una sociedad más culta, más igualitaria, más justa.

¿Cómo fue su vida desde entonces?
Los hijos de los rojos nunca tuvimos acceso a nada, estábamos mal mirados siempre. Nos miraban con recelo porque había asesinado a nuestro padre, nos llamaban comunistas. A mí, jamás se me pasó por la cabeza ser comunista. El comunismo es dogmático y yo no creo en dogmas, son cuentos chinos. En el PSOE siempre presumimos de la libertad y la justicia social.

¿De qué manera evolucionó ideológicamente en este ambiente?
Mi familia era de derechas, salvo mi madre, eran comulgantes y católicos y desde pequeño me quisieron llevar por ahí. Pero yo me acordaba de mi padre, de las visitas a la cárcel junto a mi madre. Veía a otros niños con padres y me preguntaba por qué habían matado al mío. En el colegio conocí a Basilio Martín Patino y juntos se nos fue abriendo la vida. Detestábamos el ambiente de la postguerra en el que la Iglesia tenía un dominio absoluto sobre la gente.

¿Ha tenido deseos de venganza?
Desde pequeño odio la violencia aunque nunca he estado exento de un deseo de venganza. En mi juventud, si me pudiera haber ido con los maquis lo habría hecho, aunque me hubieran matado. Aquí hubo maquis en la sierra.

¿Se ha avergonzado alguna vez de su pasado?
Con el transcurso de los años nunca he ocultado de quién procedo. Me siento orgulloso de haber tenido ese padre. Tras su asesinato me tocó dejar de estudiar magisterio y ponerme a trabajar a los 14 años en la fábrica de Mirat porque mi madre necesitaba el dinero. Luego entré en la UGT y en el PSOE.

¿Cómo vivió la época de la clandestinidad en Salamanca?
Desde el congreso de Suresnes en 1974, el partido fue cobrando vida pero aún estaba en la clandestinidad. Aquí en Salamanca teníamos la sede en el Pozo Amarillo. A la puerta había siempre dos policías de la brigada político social. Todos teníamos miedo a que nos detuvieran. Allí empecé a fumar por el nerviosismo de si nos iban a detener o no. Pero nunca pasó nada, nos respetaron en la sede.

¿Qué piensa sobre la polémica con el Archivo de la Guerra Civil?
Yo quiero que se tome conciencia y la gente se pregunte dónde están los papeles de Salamanca. Yo sé dónde están. Por ejemplo, en la cárcel de Topas donde todavía existe el fichero de todos los que entraron en la antigua prisión. Llegó a haber unos 6.000 prisioneros, el 90 por ciento de Salamanca.

Más información:

Salamanca Actualidad

 

Rosario Carracedo López, vecina de Ciudad Rodrigo

Salamanca capital
Miércoles, 24 de marzo de 2010

Rosario Carracedo López (El Cobre, Cuba, 1909 - Santiago de Cuba, 2003), hija de emigrantes gallegos, casada con Ángel López Delgado, también gallego. En 1933 el matrimonio regresó a España y, tras una breve estancia en Galicia, se instalaron en Ciudad Rodrigo, donde en 1936 nació su segundo hijo, Nicolás. Tras el golpe de estado del 18 de julio, Ángel López fue detenido por ser un rojo cubano. Fue fusilado el 17 de junio de 1937. Viuda pobre de un fusilado rojo, y con un hijo muy pequeño, Rosario se refugió en Galicia con la familia de su marido, trabajando en lo que pudo. Fue detenida y pasó por varias cárceles y campos de concentración, con grandes penalidades. Gracias a las gestiones de sus padres desde Cuba, fue liberada y pudo regresar a Cuba en 1940, con su hijo y sin un centavo. Desde entonces trabajó como costurera. Tras el triunfo de la Revolución en 1960 participó activamente en los organismos revolucionarios.

Su testimonio fue recogido en el "Encuentro de mujeres trabajadoras municipal. Santiago de Cuba, 2001. La mujer habla de la mujer".

ir a p谩gina anterior
1 2 3
ir a p谩gina siguiente
Lugares


Noticias
4 de AGOSTO de 2017
Noticias
30 de JULIO de 2017
El derecho y las víctimas
30 de JULIO de 2017
El derecho y las víctimas
17 de JUNIO de 2017
Noticias
9 de MAYO de 2017
Noticias
5 de MAYO de 2017
Noticias
4 de FEBRERO de 2017
Noticias
4 de FEBRERO de 2017
Noticias
4 de FEBRERO de 2017

Descargar Adobe Acrobat Reader